.

.

01 diciembre 2016

King Crimson, los siete magníficos


King Crimson - Auditorio CCIB (Forum), Barcelona - 24-noviembre-2016

Después de la exitosa gira de 2014 por América, King Crimson regresaba a Europa con motivo de la reciente publicación del triple álbum “Radical Action To Unseat The Hold Of Monley Mind”.
Este año tuvimos la suerte de poder verlos en Barcelona por duplicado como parte de este nuevo tour. Inmensos y colosales, junto a Genesis, Yes y Pink Floyd son el olimpo de los dioses creadores de una música que está más allá del bien y del mal, y que experimenta por caminos que abren fronteras de la percepción, la emoción y la calidad.
Actualmente King Crimson se encuentra en una fase de recreación total, y mira más que nunca hacia su repertorio clásico y lo actualiza mediante una nueva visión, que siempre es vanguardista y experimental.


El Concierto:
Antes de comenzar el concierto, el fantástico Audiorium del Fórum se llenaba de la música ambiental de Robert Fripp y la siguiente advertencia nos indicaba: “Prohibido sacar el móvil durante el concierto. Grabadlo con vuestros ojos y vuestros oídos y pasadlo genial”...
Llegado el momento, los siete magníficos aparecieron sobre el escenario vestidos de chaqueta. En la primera fila y de izquierda a derecha, se ubicaron Pat Mastelotto (batería y percusión), Jeremy Stacey (batería y teclados) y Gavin Harrison (batería). Por detrás, sobre una tarima, de izquierda a derecha estaban Mel Collins (saxo, flauta), Tony Levin (bajo, stick, coros), Jakko Jakszyk (voz principal, guitarra, flauta) y Robert Fripp (guitarra, teclados). La banda, cual las grandes orquestas comenzaba el concierto después de una pequeña afinación, con "Larks' Tongues in Aspic, Part One". Fueron diez intensos minutos de magia crimsoniana en todo su esplendor. En ese momento comprobábamos que el protagonismo de las tres baterías situadas al frente del escenario no era un mero capricho o una puesta en escena pretenciosa y sin fundamento, sino que se trataba de una acertada decisión. Comenzaba una odisea instrumental alucinante. "Pictures of a City" siguió con mucho groove y cambios de ritmo, y una avalancha de sonidos que emocionaban y a veces cortaban literalmente la respiración.
El ambiente se tranquiliza con "Peace: An End", tema cortito y maravillosamente suave, y luego "Cirkus" cantados excelentemente por Jakko. Por momentos su voz sonaba muy parecida a la voz de John Wetton o incluso más cercana al sentimiento de Greg Lake, que al delirio de Adrian Belew, luciéndose en cada intervención. Siguieron con "Red", que para mí es una de las grandes obras maestras de la historia del rock progresivo, porque tiene ese riff de guitarra intenso y demoledor, y en esta versión superadora de la original, su soporte rítmico se sostiene a través de un juego muy simple pero fantástico a contrapunto de las tres baterías. Durante el tema Jeremy Stacey se ocupó de los teclados, como en muchas partes del show, lo mismo Pat Mastelotto asumiendo el rol de percusionista, mientras que Gavin Harrison tomó el control de la batería. El bajo de Tony Levin le daba una amplitud de sonido increíble, sumado a los nuevos arreglos de Mel Collins, mito viviente que ocupa un papel de protagonista con el saxo Mel con su destreza aporta unos toques magistrales que endulzan con una sensación de melancolía y dramatismo a los bellos paisajes sonoros  con los que Fripp y sus músicos nos hipnotizaban. Robert Fripp (quien este año ha cumplido 70 años) permanece en un segundo plano, controlando y atento a todo tipo de detalles. Ya de por sí se notaba que el set list había sido preparado y ensayado cuidadosamente hasta el mínimo detalle con una precisión exhaustiva. La desnudez del escenario, carente de efectos especiales, luces y proyecciones, era una clara señal de que lo único que importaba era la música, y para deleitarnos no necesitaban de ninguna parafernalia ni de fuegos artificiales. A continuación "The Letters", con una sección de improvisación de saxo súper intensa a cargo de Mel Collins. Al final Jako se queda cantando solo a capella y un silencio increíblemente profundo invadía la sala que llenaban 2000 personas, que se interrumpe con el comienzo brutal de "Sailor's Tale", otra magnífica obra de intensidad cinematográfica. Cabe resaltar la presencia conductora del mellotrón durante todo el concierto, y en "The Court of the Crimson King", uno de los puntos culminantes y más emotivos del show. Luego vino "Hell Hounds of Krim", pieza instrumental para bateria, con una intro de percusión tribal ejecutada por los tres front men, y cerraron la primera parte de la actuación con la increíble "Larks' Tongues in Aspic, Part Two" , uno de los mejores temas de King Crimson. Fue un momentazo de furia instrumental alucinante en donde el particular riff de la agresiva y afilada guitarra de Fripp nos transportaba a otros niveles. Aquí la banda recrea paisajes casi sobrenaturales, con un aire apocalíptico. Al finalizar el tema el público estalló en aplausos y la banda se retiraba del escenario. Todo era una suma de emociones y virtuosismo que sería difícil volver a experimentar. Pero faltaba la segunda parte que aún iba a ser mejor...

Segunda Parte:
Tras los veinte minutos de descanso los músicos regresan para tocar "Devil Dogs of Tessellation Row" y "Lizard ('The Battle of Glass Tears - Part i: Dawn Song')". Luego el bloque que siguió a continuación fue un aparente caos organizado totalmente controlado."Radical Action (To Unseat the Hold of Monkey Mind)"  un muro de intensidad cinematográfica que se engancha perfectamente "Meltdown" y "Radical Action II"  y dando paso a la siniestralidad de "Level Five" nuevamente las tres baterías sincronizadas milimétricamente daban la dimensión exacta de la contundencia de las nueva versiones. "The ConstruKction of Light" pieza de ritmo constante y una sincronización increíblemente ajustada cuya continuidad únicamente se modifica con los solos de (flauta primero y saxo después) de  Mell Colins, hasta que se desvanece poco a poco. A continuación otra formidable interpretación de la legendaria "Epitaph", lacrimógena y emotiva balada que se sumerge lentamente en la melancolía, y "Easy Money", con solos de vientos de gran calidad, nos regaló un alucinante momento de uno de los clásicos más amados del Rey Carmesí. Luego los bateristas fueron haciendo varios solos en "Indiscipline", una versión diferente donde Jakko canta una melodía completamente nueva, a diferencia de la original en la que Adrian Belew recitaba la letra. El tema finalizaba con Jakko griando: "me gusta!"
"Starless" aquella obra cumbre del disco "Red" del año 1974, fue el momento sublime de la noche. La hermosa melodía nos eleva mientras Tony Levin nos entrega un bajo alucinante que se compenetra con la armonía de las guitarras crecientes de Fripp y Jakko Jakszyk. Es imposible no sentir la atmósfera cargarse de una neblina carmesí muy espesa, que nos rodea y nos envuelve transportándonos como en un vuelo, haciéndonos flotar. Son tantos los matices de esta canción, que es imposible no perderse en los sonidos, y es un ejemplo creatividad en su momento cúspide.
Starless puso el final a la segunda parte. Los músicos saludaron y desaparecieron entre bastidores, y sin haber terminado los aplausos, volvieron a salir para poner el broche de oro con la instrumental “Banshee Legs Bell Hassle” a cargo de los tres bateristas, encargados de construir un tejido minucioso y magistral de percusiones creativas, a modo de introducción de la maravillosa "21st Century Schizoid Man", uno de los himnos fundacionales de la banda, en donde se destacó el magnífico solo de batería de Gavin Harrison, intercalado en la mitad del tema. Luego todo fue una onda expansiva de rock progresivo con todo el público coreando en pleno éxtasis. Finalmente la banda  lograba levantar a todos los presentes totalmente entregados y felices, que los despedía con una tremenda ovación! Las caras de felicidad y satisfacción de la gente y de los músicos lo decían todo...
“Grabadlo con vuestros ojos y vuestros oídos y pasadlo genial”, pidió una voz en off antes de comenzar el concierto... Fue lo que hicimos, porque sabemos que hay cosas que sólo ocurren una vez, y entonces ése el momento.


                                                         Fernando Gonzalez





17 julio 2016

Be Prog! My Friend 2016


Steven Wilson + Opeth + Magma + Beetween The Buried and Me + Anneke and The Gentle Storm + Textures + The Pineapple Thief + Agent Fresco + IamTheMorning + Exxasens + Obsidian Kingdom - 
Poble Espanyol, Barcelona - 1y2-julio-2016

Este era el año del tercer Be Prog, festival progresivo internacional que reunía un cartel increíble y subía aún mucho más el listón que ya de por sí había quedado muy alto en las dos ediciones anteriores, por las que han pasado artistas como Camel, Riverside, Opeth, Meshuggah, Katatonia, Devin Townsend, Haken, Leprous...entre otros.
El sitio elegido para este magnífico evento tuvo lugar en un bellísimo conjunto arquitectónico al aire libre llamado Poble Espanyol, en la montaña mágica de Montjuic de la ciudad de Barcelona. Un entorno ideal para un festival en el que durante dos días se llenaron los oídos de la multitud que allí estuvo, con la mejor música progresiva actual, de vanguardia, legendaria y ecléctica.


Día 1
The Pineapple Thief,  Agent Fresco, IamTheMorning, Exxasens, Obsidian Kingdom 

El primer día sirvió como aperitivo de lo que iba ocurrir el sábado con las bandas que eran cabeza de cartel. Las bandas barcelonesas Exxasens y Obsidian Kingdom abrieron el festival con una fuerza arrolladora y mucha energía, soportando el calor sofocante y terrible sol de la tarde
Seguidamente fue el turno del dúo ruso Iamthemorning integrado por la etérea y angelical Marjana Semkina en voz y Gleb Kolyadin en teclados, apoyados por un percusionista, un violín y un violonchelo, daban su primer concierto en España ofreciendo una propuesta intimista, muy diferente del resto del festival. Durante el set, Marjana, recibió un ramo de flores por ser tan adorable. Iamthemorning nos brindó un concierto muy simpático con delicadas composiciones llenas de matices menos cercanos al progresivo pero dando una clase magistral de música para piano y voz.


Agent Fresco
A continuación llegó el turno de los islandeses Agent Fresco, una de las nuevas bandas más interesantes de los últimos años, que presentaban su último trabajo "Destrier".
En ese momento tuve la experiencia de compartir con Nick Beggs y David Kilminster una pequeña charla con firmas y fotos en un bar al costado del recinto, en donde también se encontraba el mismísimo Steven Wilson, al mejor estilo celebrity inaccesible, con un par de guardaespaldas mirando un partido de fútbol de la Eurocopa, mientras sonaba de fondo el concierto de Agent Fresco, que para muchos fueron por lejos los más asombrosos y la revelación del Be Prog.
La banda se mostró muy sólida y con una contundencia arrolladora, sin dejar de lado los arreglos melodiosos, destacándose el cantante y frontman Arnór Dan Arnarson, que a pesar de estar sufriendo una neumonía decidió no perderse esta oportunidad de mostrar su música en este evento, con una actuación alucinante (hasta se bajó del escenario para cantar con la gente), que sorprendió a todos los asistentes. De su discografía interpretaron siete temas de "Destrier", su último trabajo , y cinco temas del anterior "A Long Time Listening". Pasaron desde la intensidad de "The Autumn Red" o las más accesibles como "Pyre" o la propia "Destrier" . La versiones en vivo de "Angst" y "Dark Water" mucho más poderosas que en el disco, cerraron un concierto alucinante.

The Pineapple Thief
El grupo de Bruce Soord cerró la primera noche como la banda más importante del día. Con una puesta en escena discreta y un juego de luces muy elegante, arrancaron el show con "What Have We Sown?", tema que duró 27 minutos. El set elegido sonó muy cuidado y con buenos arreglos electrónicos, predominando los temas de "Magnolia"su último trabajo recientemente editado.
Ya se podía decir que  la jornada del viernes había superado las expectativas de todos los que habíamos asistido.




Día 2
Steven Wilson, Opeth, Magma, Beetween The Buried and Me, Anneke and The Gentle Storm, Textures

The Gentle Storm
La banda recientemente creada entre Arjen Lucassen y la ex-The Gathering Anneke Van Giersbergen, se presentaba como el grupo que abriría fuego a la tan esperada jornada del sábado. Ante la ausencia de Lucasen, liderados por la poderosa voz de Anneke y su carismática sonrisa, acompañada por la vocalista mexicana Marcela Bovio como segunda voz, mostraron sus enormes facultades como cantantes. Con el sol de pleno, la banda soportó el calor sofocante de la tarde con buen humor: "Soy holandesa y de piel muy blanca, creo que mañana estaré roja como una sandía" decía Anneke entre risas.
Tocaron cinco temas del último trabajo "The Diary", y cuatro covers de bandas en las que Anneke ha participado, destacándose el clásico de The Gathering, la emotiva "Strange Machines", que para mucho fue lo mejor del concierto, otro tema de su primer proyecto llamado Aqua de Annike, también "Isis And Osiris" de Ayreon, y el tema del final, "Fallout", obra del gran Devin Towsend .

Between The Buried And Me
La banda norteamericana demostró muchas de sus virtudes que ya hemos apreciado en sus discos, una técnica perfecta, mucho virtuosismo, y contrastes fascinantes.
Si bien presentaban su último trabajo llamado "Coma Ecliptic", el set elegido fue muy variado y giró en torno a sus dos últimos álbumes. Con un destacadísimo Paul Waggoner en guitarras, demostrando todos los recursos posibles e imaginativos, y llevándose todas las ovaciones, y con un frontman, buen cantante y tecladista, Tommy Rogers, la banda sonó muy equilibrada y muy ajustada.


Magma
Esta banda de Francia, pionera del movimiento Zeuhl, es conocida por su misticismo legendario y por su obra siempre vanguardista y transgresora, su sonido muchas veces impenetrable, y que canta en su propio lenguaje, el kobaïano.
Liderados por su fundador, el excéntrico baterista Christian Vander, su principal compositor. Vander es el eje de Magma y muchas veces es quien se lleva todas las miradas y las mayores ovaciones durante el concierto.
El comienzo con "Theusz Hamtaakh" fue impresionante. Esta obra maestra de media hora de duración fue un impacto de prog jazz fusión al máximo nivel. Los ocho integrantes de la banda muy compenetrados logran que Magma suene complejo e hipnótico en todo momento, y si bien su música no es para todos los gustos, es considerada por muchos una rareza, y una gran parte del público estaba totalmente en éxtasis con la magistral exhibición de los franceses.
A Vander lo acompaña desde siempre su esposa, la cantante Stella Vander, y la otra voz femenina es la de Isabelle Feuillebois,  mientras que Hervé Aknin es el peculiar cantante que se expresa en Kobaiano. A continuación, en principio iban a tocar su obra maestra "Mekanïk Destrukïw Kommandöh", pero por un problema de tiempo, dada su extensa duración, tuvieron que reeplazarla por los temas "Zombies" y "Kobaïa", y como siempre sonaron extravagantes y maravillosos, y como anécdota valen las palabras de Mikael Akerfeldt, el líder de Opeth, que contó al inicio de su show que se sentían intimidados por tocar tras ellos...


Opeth
Los suecos Opeth, fueron la única banda que repetía una actuación en este festival. Las expectativas por verlos eran enormes, ya que sus últimos y excelentes trabajos muestran un estilo absolutamente orientado hacia el rock progresivo y con una búsqueda musical muy ambiciosa.
El show lo arrancaron de manera arrolladora con "Cusp of Eternity", un tema del último disco "Pale Communion", que mostraba toda la contundencia de la banda en directo, pero a medida que avanzaba el concierto nos dábamos cuenta que el set elegido era un recorrido por toda su discografía, casi un repaso por toda la historia de la banda, y así fue porque durante las dos horas que duró el show tocaron un total de diez temas pertenecientes a nueve álbumes diferentes...
El único miembro original y fundador que permanece es el líder Mikael Åkerfeldt, "Miguelito" se mostró todo el tiempo muy comunicativo. En una de sus introducciones, dijo que iban a presentar "Sorceress" su nuevo disco aún no editado, y ante la sorpresa de todos solamente tocó la primera nota...
Fue un paseo sublime y demoledor a través de una magistral demostración de fuerza, contundencia y precisión, combinando los elementos oscuros del death metal con elementos acústicos y limpios de exquisita belleza,

Steven Wilson
No me alcanzan los calificativos para contar lo que se vivió en este concierto de ensueño, lleno de magia y plagado de emociones. Para muchos fans (entre los que me incluyo), hablar de Steven Wilson es hablar del nuevo maestro del rock progresivo. Para mí es el genio más grande de nuestra época, porque su música está hecha desde el alma, con todo el conocimiento del mejor rock progresivo como fuente de la que se alimenta y de la que logra una música con etiqueta propia.
El concierto comenzó con la presentación de "Hand Cannot Erase", álbum conceptual que incluye elementos muy variados y técnicos, y que es una maravilla canción por canción, rozando la perfección en su conjunto compositivo.
"First Regret", "3 Years Older", "Hand Cannot Erase" fueron el comienzo en donde ya se notaba que las imágenes jugaban un papel fundamental marcando el salto cualitativo por su limpieza y su definición, y los temas se beneficiaban totalmente del sonido envolvente. "Routine" nos sumerge directamente en la melancolía inherente y crea un paisaje sonoro que se corresponde totalmente con la belleza de las imágenes proyectadas en la pantalla gigante. "Home Invasion" y "Regret #9", sonaron increíbles, y es aquí en donde la intensidad instrumental progresiva hermanada con el jazz alcanza la mayor cota de protagonismo de todo el concierto. Luego, una gran canción de Porcupine Tree, "Lazarus"  (esta vez dedicada a David Bowie y a Prince) pone una pausa de belleza mucho más acústica, seguida de "Ancestral", una composición que crece a cada segundo y que también nos emociona, llegando al clímax justo en el final de esta historia con la exquisita y delicada "Happy Returns/ Ascendant Here On", una gema para todos los amantes de la música de Wilson que nos conmueve en cada una de sus líneas.
A continuación siguieron varios temas de su discografía solista y de Porcupine Tree. Index", "Harmony Korine", luego los estrenos de la noche "Don't Hate Me", de la época dorada de Porcupine, en nueva versión y "Vermillioncore", instrumental intenso que también pertenece al último disco, el EP "4 ½". Finalizando con esa obra maestra llamada "Sleep Together", generando una apoteosis con su final orquestado tan psicodélicamente, y trabajado con muchas capas de sonido que envuelven al oyente en una sensación alucinante.
Ovación para el maestro Wilson y su gran banda que integran el tecladista Adam Holzman, el enorme bajista Nick Beggs, el legendario guitarrista David Kilminster, y el joven baterista Craig Blundell.
En algún momento se especulaba con que Akerfeldt entraría para tocar junto a Steven algún tema de "Storm Corrosion" el proyecto que hicieron juntos, pero no fue así...La banda se retira durante un par de minutos para regresar y tocar dos temas más. "The Sound of Muzak", uno de de grandes éxitos de Porcupine Tree, y el genial "The Raven That Refused to Sing", con su espectacular orquestación con la que consigue el ambiente ideal para redondear un bellísimo y épico final.
Para Steven Wilson  la fantasía no tiene límites, y estamos seguros que este Artista (con mayúscula) ya pertenece al altar del olimpo de los más grandes creadores musicales.


Ya no necesitábamos nada más después del concierto de Steven Wilson. Y mientras sonaba la fuerza de los holandeses Textures, banda que cerraba el festival, nos fuimos retirando lentamente, abandonando el recinto con una felicidad increíble, conscientes de haber vivido una experiencia única.
La edición 2016 del Be Prog ya es historia, y quedará en nuestros recuerdos más queridos.
Fue un evento inolvidable entre los que tuvimos el privilegio de poder disfrutarlo y vivirlo con intensidad.
Esperamos con expectativas renovadas a las futuras ediciones, y ya creo que podemos decir que el Be Prog es y será por sus características uno de los mejores festivales progresivos de Europa, y posiblemente del mundo.


                                                               Fernando Gonzalez



26 febrero 2016

Tentáculos Hipnóticos


Ozric Tentacles + Project RnL + Cheeto´s Magazine - Sala Bóveda, Barcelona - 22-feb-2016

La gira de este año que comparten los ingleses Ozric Tentacles con los israelíes Project RnL nos tomó por sorpresa ya que de repente y sin estar previsto hicieron escala en Barcelona.
Todo sucedió muy rápido, gracias a nuestros amigos de Cheeto´s Magazine, quienes se encargaron de organizar este evento y compartirlo con todos nosotros en nuestra ciudad. Un desafío que se superó con creces, ya que la presencia de Ozric Tentacles en Barcelona creó una gran expectativa, teniendo en cuenta que era la segunda vez que actuaban en estas tierras desde el concierto que dieron en el Festival Minorisa de Manresa en el año 2002. Esta banda, leyenda del space progresivo, ha lanzado más de veinte álbumes, vendiendo alrededor de un millón de discos en todo el mundo.
Por otra parte Project RnL es una banda de Israel, liderada por el mago Eyal Amir, es un agradable descubrimiento, y Cheeto´s Magazine,iban a ser los anfitriones de una gran noche de buena música.
Project RnL.
La noche arrancó con esta banda israelí, que lidera Eyal Amir en teclados y voces, acompañado por Ray Livnat en voz, Or Lubianiker en bajo, Alon Tamir en guitarras, y Sharon Petrover en batería. Todos son músicos técnicamente brillantes, y nos brindaron un concierto perfecto. Desde el comienzo sus primeras notas nos transportaron a la escena canterburyana, con las típicas melodías disonantes en donde participan juegos de voces entrelazadas al estilo Gentle Giant, y con mucha influencia de la energía característica de las bandas americanas similares a Echolyn.
Project RnL ejecuta una música ambiciosa, compacta y bien cohesionada en donde se destaca la voz de Ray Livnat, cuyo registro es amplísimo, pasando de tonos graves a tonos agudos con total naturalidad. Temas como "Twisted Truth" fueron los puntos altos del concierto, con impecables juegos de voces y ritmos muy variados, cortes y cambios ejecutados a la perfección.
Otra particularidad de Project RnL es el sentido del humor y la buena onda que transmite Eyal Amir durante el show, como por ejemplo jugando a hacer ritmo con el público, pero por sobre todo cuando lo llevan a la música haciendo versiones prog del hit radial "Moves Like Jagger" y del rap de Eminen, "The Real Slim Shady". Muy buen comienzo para una noche llena de magia.
Ozric Tentacles.
A través de los años, esta banda sufrido muchos cambios en su formación, siendo Ed Wynne (guitarra, teclado) el único miembro original y constante desde sus orígenes. En el año 2005 la banda se separó pero regresaron con la siguiente formación que se mantiene hasta la actualidad: Ed Wynne (guitarra, teclado), Justin Wynne (bajo), Brandi Wynne (teclado) y Oliver Seagle (percusión, batería).
Si bien el líder musical es Ed Wynne, su mujer y bajista Justin es quien toma el control del escenario y supervisa hasta la obsesión cada detalle técnico y musical.
Sabíamos que íbamos a disfrutar de altas dosis de space rock, pero lo que hemos vivido ha sido una experiencia alucinante, llevados al cosmos por una envolvente musical de desarrollos instrumentales en forma de tornado hipnótico que nos absorbía a través de ondas psicodélicas y sensoriales...
Tocaron algunos temas de su último disco llamado "Technicians Of The Sacred", y cortes de toda su prolífica carrera tales como "O-I", "Sniffing Dog", "Xingu" muy celebrada con todo el mundo bailando, "Mooncalf" con un ritmo increíble y un bajo demoledor, y puntos altísimos como en "Epiphlioy", con aires orientales fantásticos, entre otros.
Ozric Tentacles cuida su concepto musical que queda totalmente integrado entre el vuelo creativo de lo visual y lo auditivo y lo ejecuta en total sincronización: sonido perfecto, una base rítmica muy potente con ritmos bailables, texturas sonoras electrónicas y cósmicas, e imágenes oníricas y caleidoscópicas.
Cheeto´s Magazine.
La actuación de Ozric Tentacles había dejado el listón muy alto para cualquier banda que tuviese que tocar a continuación. Por ese motivo a los Cheeto´s Magazine se les presentaba el desafío más complicado de su carrera hasta el momento, y con esa carga sobre sus espaldas subieron al escenario para probar sonido. Preocupados y con más ganas de irse que de estar en el escenario, Esteban Navarro (lead vocals, keyboards), Manel Orella (guitars, vocals), Dídac García (bass, vocals), Matías Lizana (keyboards, vocals)  y Rafa Weber (drums, vocals), se la jugaron con valentía y decisión, afrontando el reto con total dignidad, y ofreciendo un show de una sola canción con su obra épica "Nova America", tema que dura una media hora. Nos sorprendieron con una introducción de Neal Morse, y con la locura que los caracteriza engancharon a todo el público con su alucinante suite en formato de delirio progresivo. Sonaron muy bien, destacándose la compleja estructura musical, las partes vocales trabajadas a cuatro voces y los interesantes cambios de ritmo que nos llevan desde un desarrollo instrumental progresivo hasta emotivas melodías que Esteban Navarro interpreta solo con el piano. De esa manera cerraron una fiesta memorable de la que nos fuimos muy felices y con el espíritu musical lleno de buenas vibraciones en nuestro cosmos interior...


                                                         Fernando Gonzalez




17 febrero 2016

Eric Baule, el demonio tranquilo


 Eric Baule + Reigna + Poire - Sala Upload, Barcelona - 13-feb-2016

El triple concierto que ofrecieron las bandas progresivas locales Poire, Regna junto Eric Baule, fue un evento que nos da la pauta de que el rock progresivo goza de buena salud en la ciudad condal.
No me voy a detener a comentar el show de las dos primeras bandas, solamente me voy a referir a la actuación de un músico que tengo el privilegio de conocer personalmente desde hace muchos años, el fantástico Eric Baulenas, el líder de la banda Eric Baule. Cuando hablamos de Eric nos estamos refiriendo a un músico extraordinario e hiperactivo, que lleva múltiples proyectos creativos. Su música es muy ambiciosa, y abarca géneros de rock y metal progresivo y alternativo, en donde se notan influencias de las mejores bandas que curten esos estilos musicales tales como Porcupine Tree, Steven Wilson, Opeth,etc, y guitarristas virtuosos como por ejemplo Joe Satriani, entre otros.
Por todo ese bagaje musical había muchas ganas de verlo en acción, pero tal como dijo Eric, fue una noche intensa y llena de contrastes, ya que desde el comienzo, los imponderables estuvieron a la orden del día y jugaron siempre para que nada saliera bien: la demora del show por problemas técnicos, y la limitación del tiempo de actuación, condicionada por la entrega de la sala para otro evento que seguía a continuación.
A pesar de eso, la realidad superó a todos los inconvenientes y a las expectativas previas, y Eric Baule (la banda) nos presentaron una parte de su último trabajo llamado "Revelations Adrift", y nos brindaron una brillante actuación, una exhibición de grandes temas que sonaron con mucha más fuerza que las versiones en estudio. Si bien las cuatro canciones largas que tocaron no puede considerarse un concierto completo, fue suficiente para poder disfrutar de un intenso viaje por el mejor rock progresivo actual.

El Concierto.
La introducción "Tidal Wave" sirvió para solucionar algunos problemas técnicos, y así empezaron con "Redemption", un tema de agradable melodía, tranquila y accesible. Su desarrollo instrumental logra un intenso paisaje floydiano que nos engancha y nos eleva hacia el comienzo de un viaje fantástico. Desde el principio en Eric podemos ver dos perfiles distintos, el primero, el cantante, es un ser tímido y canta de una manera tranquila y despreocupada, en cambio el segundo, el guitarrista, es una fiera endemoniada que despliega un arsenal de recursos musicales que sorprenden por su técnica y conmueven por su sentimiento, y que hacen referencia a todas las fuentes del buen rock progresivo.
Alguien comentaba que la capacidad de Baulenas es tan sorprendente que hace saltar de sus cuerdas a Joe Satriani, Steve Vai y David Gilmore entre otros...
A continuación se despacharon con ocho minutos siniestros y misteriosos de "Circle Of Dead Eyes", un temazo por excelencia en donde sobrevuela el espíritu del Opeth actual. Un punto altísimo del concierto. La banda que se completa con los músicos Dani Soto en bajo, Eric Rovira en batería y coros, y Alex Calero en teclados y coros, sonaban potentes y claros y desplegaban todo su talento y entrega sobre el escenario con gran precisión, fuerza y energía. Es para destacar el silencio del público entre canción y canción luego de aplaudir rabiosamente cada tema. Luego "Release From Duality", otro tema de melodía accesible en donde se destacan los cambios de ritmos, texturas fantásticas, guitarras espaciales y una batería demoledora y bestial, con un final épico y luminoso. Y finalmente tuvieron que cerrar el show con "Far From Here". Las notas limpias de la guitarras del comienzo, los juegos de voces bien acopladas, las variaciones, el vuelo creativo y su eclecticismo virtuoso hacen de ésta una obra majestuosa. Final con ovación totalmente merecida, porque a pesar del medio concierto que nos brindaron, lo bueno si es breve es doblemente bueno pero...te deja con las ganas...

                                                 
                                                     Fernando Gonzalez


02 febrero 2016

Tres Caballeros Virtuosos

The Aristocrats "Tres Caballeros World Tour 2016"- Sala Razzmatazz 2, Barcelona - 24-ene-2016

The Aristocrats es un supergrupo formado en 2011. Se trata de un trío integrado por el guitarrista inglés Guthrie Govan, el bajista estadounidense Bryan Beller, y el baterista alemán Marco Minnemann. Para muchos es la banda de rock fusión instrumental del momento, para otros son definitivamente tres de los mejores y más aclamados instrumentistas de rock ecléctico y enérgico de la actualidad. Sus carreras individuales así lo indican ya que han tocado junto a monstruos del rock tales como Steven Wilson, Joe Satriani, Stevie Vai, Asia, Paul Gilbert, Tony Macalpine, entre otros.
Los temas desde el primer disco reflejan sus respectivas influencias que pasan por el jazz fusión de los años 70, de bandas tales como Return to Forever, el rock progresivo de King Crimson, el groove metal de Rage Against the Machine, y las genialidades instrumentales de Frank Zappa. Con todo ese bagaje musical y el virtuosismo técnico de cada integrante, intentan combinar todos los géneros posibles tales como rock/metal progresivo, fusión, funk, bluegrass. Ahora nos presentan su nuevo trabajo llamado "Tres Caballeros" (editado en Junio de 2015), y aquí viene la sorpresa porque además de dar un gran salto con respecto al disco anterior, el trío ha traspasado sus propias fronteras con una nueva visión musical que incorpora elementos de la música country.
Para muchos esta banda recoge el testigo dejado por Liquid Tension Experiment, o por el trío Bozzio, Levin, Stevens (aunque filtrado por un toque del trío Medeski, Martin & Wood), aunque para otros, son los sucesores naturales de Tribal Tech.

El Concierto:
Los acontecimientos recientes sufridos en la sala Bataclan de París, en el show de la banda de rock estadounidense Eagles of Death Metal, han hecho que se ajuste mucho más el tema seguridad en los conciertos, por ese motivo todos tuvimos que pasar por el cacheo correspondiente y como consecuencia la demora del inicio del show.
El concierto comenzó como no podía ser de otra manera con los temas del nuevo disco "Tres Caballeros", abriendo el show con "Stupid 7", una alta demostración de jazz, blues, hard rock y rock progresivo comprimidos en escasos minutos, donde encontramos una buena dosis de virtuosismo por parte de todos los músicos. Ante la primera gran ovación por todo el vértigo inicial, levantan el pie del acelerador en el siguiente tema, "Jack's Back". Lleno de misterio y con un ritmo a contrapunto, con reminiscencias de tango progresivo y muchos cortes, van tejiendo una complejidad estructural, mientras se hacían bromas entre ellos, pero con una profesionalidad y exactitud notables.
El trío se comporta como tal en todo momento, ya que cada uno va presentando el tema que van a tocar. Lo más curioso es que además de disfrutar de cada canción, que en cada caso se podría tratar de una banda de sonido en sí, todas tenían una historia que contar, a cual más divertida, como por ejemplo en "Texas Crazypants", en donde nos relatan un percance automovilístico que tuvo Bryan Beller con tres chicas muy sacadas y con la policía. Aquí Guthrie Govan, todo un maestro de la guitarra eléctrica en casi cualquier estilo,  hace gala de su virtuosismo técnico, muchas veces a la velocidad de la luz, y de una variedad de recursos inagotable. Seguidamente logran calmar un poco el ambiente heredado, con una bajada de tensión, "Pressure Relief", un tema de un desarrollo melódico de altísima calidad. La anécdota fue que Marco Minnemann utilizó un iPhone 6 en el que tenía grabadas las partes de teclado de la canción. Luego "Culture Clash", una pieza muy ingeniosa del disco anterior, magistralmente compuesta y llena de texturas que aportan lo mejor del repertorio de la banda. Otra vez Govan demuestra que no solamente toca a gran velocidad, sino que también es capaz de sorprender y emocionar. También Marco Minnemann es un baterista de una calidad extraordinaria, dotado de una poderosa técnica que cuenta con infinitos recursos imaginativos. Siguieron con "Louisville Stomp", tal cual están grabadas en el disco, con todo el power y a pura energía. La banda exhibe su virtuosismo técnico al servicio del resultado colectivo, si bien existen momento de exhibicionismo individual, se nota un perfecto equilibrio y una notable afinidad entre ellos que a medida que avanzaba el concierto iba creciendo y nunca dejaron de lado la diversión, a pesar de la complejidad de algunas composiciones.

Uno de los momento mágicos de la noche llegó con "Pig's Day Off ", canción de una profundidad sonora increíble, que transmite musicalidad, buen gusto y emoción. El tema evoluciona hasta llegar a un estado de clímax crimsoniano alucinante. Luego en "Desert Tornado" nos cuentan nuevamente otra historia interesante. En medio del tema Marco quedó solo en el escenario y brindó una asombrosa demostración de cómo tocar la batería con imaginación. Él también es compositor y multi-instrumentista, y ha editado 15 discos como solista tocando la mayoría de los instrumentos. Durante el solo de batería mostró un despliegue de talento que comenzó con el mismo ritmo del tema, y pasó a través de los platillos y micros, luego combinaciones con el bombo y los platos y finalmente una ametralladora demoledora. "Smuggler's Corridor" fue el momento más divertido de la noche. El tema está inspirado en la serie dramática "Breaking Bad", pero por su peculiaridad podría ser el tema central de la banda sonora de una película de Quentin Tarantino. Su melodía y cadencia texanas nos transportan al Lejano Oeste Americano. Bryan Beller fue el maestro de ceremonias e hizo cantar a todo el público el pegadizo coro de la canción. Finalmente siguieron a toda velocidad con "The Kentucky Meat Shower". Aquí Govan contó la historia más divertida de la noche, que relata acerca de una lluvia de carne de vómitos de buitres sobre un pueblo de Kentucky, y que algunos pueblerinos lo recibieron como maná caído del cielo.
Ante la ovación del público, que acabó extasiado, y sin abandonar el escenario los músicos tocan el único bis de una noche llena de sorpresas. "Get It Like That", incluído en el primer disco. Tres muñecos invitados se convirtieron en protagonistas del show, un cerdito, un pollo y un pato. En medio del tema improvisaron "Another Brick in the Wall" con el cerdito en primera voz, que Minnemann hacía volar por sobre la batería como alegoría del legendario disco "Animals".
The Aristocrats es una banda que a medida que uno los va conociendo va descubriendo muchísimas cosas que sorprenden, y además hemos comprobado que cuando estos tres impresionantes músicos tocan en vivo, consiguen una química muy especial y un entendimiento casi perfecto.


                                                     Fernando Gonzalez







02 octubre 2015

Memoria. No podrá. Olvidar.


Steven Wilson "Hand. Cannot. Erase Tour 2015"- Teatro Barts, Barcelona - 17-sep-2015.

Fue un enorme privilegio poder ser testigos de la presentación de "Hand. Cannot. Erase", el nuevo trabajo del genio contemporáneo Steven Wilson. El inglés, cuatro veces nominado a los Grammy, multi-instrumentista y también productor, es en la actualidad uno de los artistas más prolíficos y entregados a la creación musical. En el último año, no solamente ha dedicado su tiempo a preparar su cuarto disco como solista, sino que también trabajó en la remasterización de clásicos del rock progresivo de grandes artistas como Yes, Jethro Tull o King Crimson, entre otros.
Steven Wilson también es uno de los artistas más eclécticos, y en esta oportunidad vino a presentarnos "Hand. Cannot. Erase", álbum conceptual inspirado en el documental "Dreams of a Life", la desgraciada historia de Joyce Carol Vincent.
Si bien el mundo de su anterior banda, Porcupine Tree, siempre giró alrededor de su figura, es a partir de sus trabajos como solista en donde Wilson construyó su carrera como búsqueda existencial. Los trabajos que siguieron a continuación fueron el comienzo de una nueva etapa que reflejan un amplio espectro musical, llegando a la cima creativa con "The Raven That Refused to Sing", hito discográfico que es sin dudas su mejor obra, ya sea por su solidez y creatividad de principio a fin, y porque su música es emotiva, evocadora y perfecta...
Por su parte "Hand. Cannot. Erase", también es una muy buena obra. La calidad de los temas es impecable, y su música, sus letras, y toda la atmósfera que crea a lo largo de su duración son maravillosas. El concepto del disco es muy potente. Se trata de una obra que critica a la sociedad contemporánea y la alienación de la vida en las grandes ciudades. Steven Wilson explica que retomó esa historia y consiguió un álbum en el que se atraviesa por distintas etapas musicales y conceptuales.
Previo al comienzo de esta parte de la gira, Steven Wilson comentó: "Estamos trabajando en el desarrollo de cada show, donde intentaremos superar tanto musical como visualmente los tours anteriores.  El set list estará basado alrededor del nuevo disco, por supuesto, pero también daremos algunas sorpresas con canciones de otros discos anteriores".


El Concierto:

Para esta etapa de la gira europea, Steven Wilson no ha podido contar con los mismos músicos que lo acompañaron en la gira del anterior álbum, "The Raven That Refused to Sing", esta vez la formación incluyó a los antiguos miembros, el maestro Adam Holzman en teclados y el increíble Nick Beggs en bajo y coros, y con los reemplazantes Craig Blundell, en batería y el talentoso Dave Kilminster que reemplaza al carismático guitarrista Guthrie Govann. Por otra parte el gran ausente fue el maestro de los vientos, el genial Teo Travis.
La puesta en escena con una pantalla con imágenes gigantes creaba una atmósfera muy cuidada, algo onírica que reflejaba el espíritu de la historia de película del álbum. Con la sala Barts a full se iniciaba uno de los momentos más esperados por todos los que amamos la música de Wilson. A partir de entonces comenzó un viaje directo hacia la emoción. La primera parte iba a ser un repaso del repertorio de su último disco intercalado con algunas sorpresas. El suave comienzo nostálgico con "First Regret", sube rápidamente su intensidad con "3 Years Older", con un sonido espectacular sabíamos que nos estaban llevando al más allá...
Seguidamente "Hand Cannot Erase", "Perfect Life" y "Routine", mantenían la magia del repertorio. Son canciones más simples pero que están dotadas de una atmósfera muy cuidada, de un aire hipnótico, y todas ellas fluyen con naturalidad y sentido. Luego "Index", del disco "Grace For Drowning" que a pesar de la oscuridad que la caracteriza fue un momento de total comunión con el público que acompañaba el ritmo inicial chasqueando los dedos junto a todos los músicos. Como en Porcupine Tree, es notable el extraordinario dominio de la banda, de los claroscuros musicales, y el contraste entre la intensidad del ruido más rockero y poderoso, con la ternura de lo melódico y lo lírico. También su amplio abanico de sonidos que sonaban increíblemente, y que se mueve desde lo etéreo y lo espacial hasta el rock industrial, con sutiles influencias de King Crimson y Pink Floyd. "Home Invasion" y "Regret #9" con sus característicos solos psicodélicos de Moog  y órgano Hammond, por supuesto, fueron ejemplo de ello. Aquí Wilson dirige a la banda a su antojo, para lograr momentos de una belleza y estructura musical abrumadoras, marcando los tempos y dando la total sensación de tenerlo todo bajo control con un derroche de poder y maestría. Wilson alcanza su objetivo, que es simplemente la noble y ardua tarea de entretener y de emocionar, como cuando tocaron a continuación, "Lazarus", una obra maestra de Porcupine Tree. Steve esta vez se mostraba muy seguro y comunicativo con la gente, y llegó a preguntar ante las risas de todos: "Aparte de aquella chica que ha venido con su novio, hay alguna otra en la sala?" y también: "Por qué mi música no le gusta a las mujeres?"
El siguiente tema fue un estreno, "My Book of Regrets", (que se editará en los próximos meses en un EP), fue un regalo que el propio Wilson se encargó de definir como un tema largo y complejo, pidiendo expresamente que nadie lo grabe, y que sonó muy interesante. En el final la magia y la redención espiritual llegó con "Ancestral" (con la pista grabada de la cantante Ninet Tayeb), la simpleza emotiva de "Happy Returns" y el epílogo con "Ascendant Here On..."
Y así la banda se retira del escenario acompañada de una estruendosa ovación.



Después de unos instantes de respetuoso silencio,  el escenario se cubre con un velo transparente, creando una atmósfera aún más envolvente, y que nos dejaba entrever a los músicos en sombras, durante la interpretación de la segunda parte, que comenzaba con "Temporal" de Bass Communion, como introducción a lo que fue una orgía de música galáctica. Primero, la increíble "The Watchmaker", un trabajo complejo y estremecedor, y luego otra de Porcupine Tree, "Sleep Together", una interpretación de Wilson junto a su banda perfecta, que sonó con una sutilidad reverencial y una precisión encomiables. Para entonces la audiencia ya estaba totalmente entregada. Mientras tanto, la belleza de la tercera parte nos conmueve nuevamente, con dos temas más de Porcupine Tree que fueron muy celebrados por todos: "The Sound of Muzak" y "Open Car", una gran sorpresa para todos los presentes. Finalmente "The Raven That Refused to Sing" puso el broche de oro emocional. El tema se desvanece, se apaga lentamente, y todo se transforma en una ovación entre gritos y aplausos.
Después de vivir la experiencia del concierto completo, fue muy difícil no rendirse de nuevo a sus pies...descalzos, del último gran genio contemporáneo que hoy vive su etapa de merecido protagonismo.

"La música triste, melancólica, deprimente, que es de forma un tanto perversa, me levanta. Encuentro a la música alegre extremadamente deprimente. Yo soy el tipo de persona que responde mejor a la melancolía: me hace sentir bien". Steven Wilson.

Setlist:

First Regret
3 Years Older
Hand Cannot Erase
Perfect Life
Routine
Index
Home Invasion
Regret #9
Lazarus (Porcupine Tree song)
My Book of Regrets
Ancestral
Happy Returns
Ascendant Here On...

Encore 1:
Temporal (Bass Communion song) (Watchmaker Intro Video)
The Watchmaker
Sleep Together (Porcupine Tree song)
Encore 2:
The Sound of Muzak (Porcupine Tree song)
Open Car (Porcupine Tree song)
The Raven That Refused to Sing


                                                     Fernando Gonzalez






06 junio 2015

Sean Lennon hijo de Tigre (con diente de sable)


The Ghost of a Saber Tooth Tiger,  Primavera Sound 2015,  Parc de la Ciutadella,  Barcelona - 31 Mayo 2015.

El grupo liderado por Sean Lennon, The Ghost of a Saber Tooth Tiger (GOASTT), originalmente era un dúo creado en 2008 por Sean Lennon y su novia, Charlotte Kemp Muhl.
Los dos forman una pareja y además son músicos multi-instrumentistas. "El Fantasma de un Tigre Diente de Sable", el curioso nombre de la banda viene de una obra de teatro que Charlotte escribió a los 7 años. Sean al encontrar el escrito le dijo: "Tenemos que formar una banda solo para tener ese nombre".
Sin tener en cuenta sus linajes artísticos, Sean y Charlotte beben de las raíces del rock psicodélico y de la música británica de los años sesenta, con influencias de artistas avant garde, o de sus contemporáneos tales como Tame Impala y Flaming Lips.
Sean cuenta que la idea es escribir canciones sin pretensiones pero con un lirismo inteligente:
"Intentamos hacer una canción que puede llevarte en un viaje más allá de las típicas expectativas". Y sobre su pareja agrega: "Charlotte es muy especial. Conocerla cambió mi vida en todos los sentidos, no solo en música. Pero seguro que sí, particularmente con The GOASTT, todo lo que hacemos es una colaboración". Esta colaboración se transformó en música de verdad creada por ambos, y que en principio se materializó en un álbum de canciones suaves llamado simplemente "Acoustic Sessions". El proyecto derivó en un pop alternativo, neoclásico y psicodélico. Finalmente la banda concretó plenamente su visión sónica en su segundo álbum "Midnight Sun", publicado en 2014.


El concierto.
La preciosa tarde primaveral le hizo honor al nombre del festival, que en su 15 edición nos traía en uno de sus escenarios a la banda liderada por el hijo menor de John Lennon.
Previamente a la presentación de GOASTT, tuvimos la suerte de poder ver a los japoneses Jambinai y disfrutar de una intensa actuación de post rock muy experimental.
The Ghost of a Saber Toot Tiger presentaba "Midnight Sun", y estábamos ansiosos de poder apreciar en vivo lo que realmente en el disco es un viaje auditivo psicodélico, con multiples texturas y colores.
Sean Lennon, guitarra y voz; Charlotte Kemp Muhl, bajo, voz y coros; Jared Samuel, teclados y coros; Robbie Mangano, guitarra y coros; Tum Kuhl, batería; subieron al escenario montado al aire libre del fantástico parque de la Ciutadella de Barcelona.
Sean y Charlotte (súper sexy girl) con sombreros negros, los que alguna vez usaron John y Yoko, arrancaron el concierto con mucho ritmo. Primero "Too Deep", tema que abre su último disco, luego "Xanadu" con sus alucinantes sonidos de mellotron y "Animals", el hit que tiene un video siniestro y esotérico al máximo. Lennon y Muhl comparten las tareas vocales de armonizar o intercambiar versos. Sean canta mejor en el disco que en directo, su tono se parece mucho al de John, aunque le falta la fuerza de su padre ya que su voz nasal suena introvertida.
Señalar que Sean suena como su padre es totalmente una obviedad, ya que realmente tiene el ADN de John Lennon, y  lógicamente era muy probable que suene como él... Por su parte Charlotte canta muy suavemente con un aire mezzo soprano, a veces tan etérea casi susurrando, tampoco la potencia de su voz es su máxima virtud, pero canta y armoniza brillantemente.
A continuación "Midnight Sun", el tema que le da el nombre a su último trabajo, muy pegadizo.
Sean intentando empatizar con el público dice algo así como "sois marvellosos".
Luego un meddley corto con dos temas del disco "Acoustic Sessions", primero un fragmento de "Carrot Blue" con una intro blusera en donde Sean se luce con un intenso solo de guitarra, y dando pie a una versión muy ambiciosa de "Jardin Du Luxembourg", con una estructura más compleja y varios cambios de ritmo, nos recuerda a los temas de Los Beatles en "Revolver" o "Sgt Pepper´s".
Un periodista lo definió como un tema  juguetón, ingenioso e imaginativo.
A continuación Sean presenta a "Golden Earrings" el primer cover de la tarde, tema del que dijo: "es una vieja canción que me gusta un montón", y que en su época (1969) fue un verdadero himno psicodélico del grupo Gandalf. Luego tocaron "Poor Paul Getty", una canción muy al estilo brit mod de los años sesenta. "Devil You Know", con el ritmo predominante en muchas de las composiciones de la banda y un riff muy efectivo, con Charlotte en primera voz. En el final, "Moth to a Flame", una lenta balada muy gipsy y emotiva, en la misma línea de "Golden Earrings" pero más psicodélica,  y el cierre con "Long Gone", una canción del legendario Syd Barrett de su primer trabajo solista "The madcap laughs". Aquí Charlotte dejó su bajo para ocuparse de los teclados. Llega el final con Sean Lennon en el suelo envuelto en el magnetismo brillante, surrealista y floydiano, con un brazo extendido señalando el cielo.
Sean Lennon, aquel que fuera el "Beautiful Boy" de la canción, y que artísticamente tiene la desdicha de cargar con el tremendo peso de llamarse Lennon (y aunque en algunos momentos suene muy parecido a la banda de su padre), intenta establecer su propio nombre en el mundo de la música, y se puede apreciar con total convencimiento que tiene un sentido de acordes y una sensibilidad tonal melódica que es toda suya.



                                                      Fernando Gonzalez




20 noviembre 2014

Peter Gabriel: "El Dios del Prog"


Peter Gabriel "So Live Tour 2014",  Le Zenith, Toulouse - 17-noviembre-2014.

Este año la prestigiosa revista británica de rock progresivo "Prog Magazine" otorgó a Peter Gabriel el premio honorífico de "God of Prog", en reconocimiento a toda su exitosa carrera como solista. Pionero, innovador e ícono de la música, Peter Gabriel es uno de los artistas más influyentes en la música contemporánea.
En esta oportunidad, el gran maestro y dios del prog, arrancó la segunda parte del "Tour Back to Front", que conmemora los 25 años de su enorme álbum “So”, auténtica obra maestra de los años ochenta con la que logró el máximo éxito comercial y popularidad. Para tal celebración, reunió a la mítica formación que lo acompañó en la gira durante los años 1986-1987; ellos son el bajista Tony Levin, el guitarrista David Rhodes, el baterista Manu Katche y el teclista David Sancious.
Esta gira lleva a los espectadores por gran parte de la ilustre carrera de Peter Gabriel, quien vuelve a sorprender a su audiencia haciendo "SO" en su totalidad y sin intervalos.

El Concierto.
En el comienzo hace su entrada Peter Gabriel, y ante una emocionante ovación presenta en francés a sus cantantes, las suecas, Linnea Olson y Jennie Abrahamson. Linnea y Jennie tocan juntas cuatro temas de sus propios proyectos, y sólo unos pocos minutos les bastan para demostrar su talento y sus hermosas voces.
Con el escenario totalmente impecable, con la pantalla gigante en el fondo, todo está perfectamente diseñado y lleno de instrumentos: piano de cola, batería, teclado, violonchelo, contrabajo, guitarras, y más teclados, rodeados por 6 columnas robots de iluminación. En el techo una especie de anillo gigante se suspende en el centro de la escena, lo que sugiere impresionantes efectos de luces.
Tras una pausa de media hora, Peter Gabriel, nuevamente ovacionado, vuelve al escenario, y bromeando en francés nos dice que el show estará dividido en tres partes diferentes. Una especie de menú con entrada, plato principal y postre.

Primera parte:
La primera parte comienza con Gabriel sentado frente a su piano de cola, junto a él, su inseparable Tony Levin en contrabajo, interpretan "Daddy Long Legs (Obut)", una bonita balada hasta ahora inédita. Seguidamente son presentados los músicos de la banda, Rhodes en guitarra acústica, Sancious en acordeón y Katché en batería, junto a Jennie y Linnea en coros. De esa manera y con todas las luces encendidas del moderno estadio Le Zenith, comienzan a sonar las versiones electroacústicas de "Come talk to me","Shock the Monkey" con un ritmo muy funky y Peter marcando el "Shhhhock",  y luego "Family Snapshot", con Gabriel cantando y tocando siempre el piano de cola situado a la derecha del escenario. Cabe destacar que David Rhodes, David Sancious, Manu Katché y Tony Levin no habían vuelto a coincidir con Peter Gabriel en un escenario desde el tour "So" de 1986-87.


Segunda parte:
Ahora es el momento del set eléctrico en donde la banda además de tocar varios de los memorables clásicos de la carrera solista de Peter, hace uso de su versatilidad musical y se luce a través de un sonido que roza la perfección, deleitándonos con grandes temas signados desde su concepción por interesantes fusiones estilísticas. Con Gabriel en los tecados, situado a la izquierda, la banda a pleno arranca con toda la fuerza de "Digging in the Dirt" y luego con el ritmo irresistible de "Secret World", y consiguen tener al público rendido a sus pies, porque son temas de esos que aglutinan toda la esencia y los mejores momentos del grupo. Cabe destacar el contraste logrado entre estos dos temas con la siniestralidad de los dos siguientes, "The Family and the Fishing Net" y "No Self Control". Luego nos conducen a otro momento de luz y esperanza con el celebrado "Solsbury Hill". Las 8000 personas que llenaban el Zenith entran en éxtasis con Peter, Tony y David con su peculiar coreografía dando vueltas en el centro del escenario. Después de una gran ovación continúan con "Why Don't You Show Yourself?" tema inédito con el que finalizó esta parte del show. 


Tercera parte:
Legó el momento más esperado de la noche, la presentación de "So" después de 25 años.
El escenario se vistió de una lluvia roja total para presentar "Red Rain", tremenda con su poderosa sección rímica y por su intensidad y emotividad. Luego el hit mundial "Sledgehammer", hace vibrar el ambiente con toda su energía, con Gabriel jugando con el público que cantaba el archiconocido riff de la introducción. En el escenario Peter Gabriel juega con su guitarrista y bajista con una coreografía improvisada. El pabellón se transformó en una fiesta total. Otro de los grandes momentos llenos de una gran belleza y sensibilidad, se vivió con "Don't Give Up", con un protagonismo brillante de Jennie Abrahamson, quien hizo la magnífica parte de Kate Bush, aunque con el estilo de su voz más aniñada y suave, y con una languidez casi celestial. A continuación "That Voice Again" con el gran Tony Levin, genial se luce con su stick. Definitivamente "So" es una obra maestra, y la interpretación de "Mercy Street, además de ser una de mis canciones favoritas, es una lección musical. Esta versión en vivo oscura e inquietante, es realmente sublime, y debo reconocer que me tocó en lo más profundo. Con Peter Gabriel cantando acostado en el centro del escenario señalizado mediante círculos concéntricos, las grúas cámaras, cual curiosos robots, girando suavemente a su alrededor mientras lo graban de cerca y proyectan las imágenes en las pantallas gigantes. Un hermoso trabajo visual proporcionando suavidad y poesía que deja a todo el público en un estado totalmente contemplativo. Luego otro de los grandes éxitos pop de los ochenta "Big Time", más sencillo que sus precedentes, pero muy festejado por el público, sin grandes pretensiones, pero muy efectivo. Una de las caractrísticas de los conciertos de Gabriel es la presencia de los asistentes técnicos trabajando continuamente, como en "We Do What We're Told (Milgram's 37)" Aquí toman el protagonismo entrando al escenario como un ejército de invasores alienígenas, manejando las grúas de iluminación y se paran al frente logrando un clima inquietante. Luego las hermosas cantantes  vienen al frente del escenario para acompañar a  Peter Gabriel en "This Is the Picture (Excellent Birds)", un tema dotado de  atmósferas misteriosas,  con pasajes más oscuros y enérgicos, originalmente grabado con Laurie Anderson. Para el final de la presentación de "SO", la emotiva "In Your Eyes", uno de los hits mundiales del disco tan representativo de aquella época dorada. Peter tiende el micrófono a su amigo Tony, y los dos juegan cómplices con una voz del estilo "Barry White". Jennie volverá a dar voz y gracia a esta versión, llena de sonrisas y complicidades. Todo se transforma en una fiesta con los músicos bailando sobre el escenario y logran transmitir esa alegría al público.
Encore:
Los músicos regresan para tocar "The Tower That Ate People" de la banda de sonido "Ovo". Aquí el anillo de la luz colgando encima del escenario finalmente toma el protagonismo y cae lentamente sobre Gabriel y se despliega hasta colgar en una gran espiral, y en cuyo interior Peter seguirá cantando, rememorando al Genesis de "The Lammia" en la época de "The Lamb". Y antes de comenzar el último tema, "Biko", homenaje al líder de la oposición al apartheid Steve Biko, Peter habló sobre la valentía de las personas que luchan por la libertad. El final fue a pura emoción y con una total comunión entre el público y los artistas. Por supuesto que se llevaron una estruendosa ovación llena de felicidad, en la inolvidable y lluviosa noche de Toulouse.
Con una carrera de más de 45 años, Peter Gabriel es un artista tan respetuoso y aún en nuestros días continúa con su constante búsqueda de la originalidad. 
Peter Gabriel no es moda, es una obra maestra.

                                                        Fernando Gonzalez