.

.

13 noviembre 2020

The Aristocrats monólogos virtuosos

Aristocrats "You Know What...? Tour" -  Sala Apolo, Barcelona  - 12-febrero-2020.

Nadie duda que Marco Minneman, Guthrie Govan, y Bryan Beller, sean tres de los músicos más excepcionales de nuestra época embarcados en un proyecto en que pueden dar rienda suelta a su talento y a su salvaje imaginación, y aunque está claro que su propuesta no es para todo el mundo, es notorio que se esfuerzan para que la experiencia sea lo más divertida posible.

Los conciertos de The Aristocrats no son tu típica actuación de virtuosismo instrumental, sino son, bajo todas las miras, una experiencia tan hipnótica como divertida. Su música es sublime y su ejecución es milimétrica, y aunque a veces puedan parecer más un grupo de amigos que se pasan dos horas haciendo bromas, no hay que ignorar que la irreverencia de sus palabras se ve equilibrada por la incuestionable maestría de su talento musical, pudiendo permitirse hacer todas las bromas y contar todas las anécdotas que crean oportunas, eso sí, siempre que sigan tocando en los más altos niveles de excelencia.

Realmente el espectáculo en sí mismo fue algo bastante atípico, llegando a tener más el formato de un monólogo que el de un concierto. Las canciones de la banda ya de por sí no son cortas, más si uno le suma que en vivo son dados a agregarles amplias improvisaciones, y aun así se pasan un 60% del concierto tocando y el 40% haciendo bromas con el público, ya sea para decir que ellos no componen, sino que tocan notas en orden o para contar la historia del peor cencerro de la historia. Pese a todo, el concierto funcionó de manera espectacular.





Editors en Amberes

Editors "The Black Gold Tour" -  Sporpaleis, Amberes, Bélgica  - 01-febrero-2020.

Editors es un grupo británico de rock alternativo de la ciudad de Birmingham. Los integrantes se conocieron en la Universidad de Staffordshire. 

Liderados por Tom Smith (compositor/vocalista/guitarrista/pianista), su sello indie puro y radical hace que Editors sean comparados a menudo con otros grupos como, The Cure, Joy Division, The Smiths, y Echo and the Bunnymen, enmarcándose en la corriente conocida como post punk revival. 

A pesar de esto la banda ha sabido evolucionar y crear su propio estilo, pasando de guitarras muy marcadas a canciones con sintetizadores.

Con dos millones y medio de copias vendidas en todo el mundo y seis álbumes de estudio publicados, Editors inició y suspendió su gira, (que se reanudará en octubre) en la que presentaba su último disco que repasa sus quince años de carrera.

A pesar de no ser muy conocidos en Argentina, si, lo son en Europa, en donde llenan estadios y cierran festivales de rock alternativo. Tuvimos la suerte de verlos en el Palacio de deportes de Amberes, acompañados de 18.000 personas.

Fue un concierto muy dinámico y pleno de energía, en donde la banda nos brindó lo mejor de su repertorio, con muchos hits que la gente bailó y festejó sin parar. 





12 noviembre 2020

Dream Theater escenas para la historia

Dream Theater "The Distance Over Time Tour" -  Sant Jordi Club, Barcelona  - 29-enero-2020.

El concierto se esperaba con muchas expectativas, sobre todo teniendo en cuenta que la banda americana no pisaba Barcelona desde 2014, era una cita ineludible desde que anunciaron que, aprovechando la gira para presentar los temas nuevos pertenecientes a “Distance Over Time”, celebrarían también la correspondiente al veinte aniversario volviendo a tocar “Metropolis II” al completo, un disco que marcaría un antes y un después en la carrera de D.T.

El concierto se adaptó al formato “an evening with”. Es decir sin teloneros, de larga duración y con una pausa de quince minutos en el medio. Casi tres horas de espectáculo con un sonido que fue de menos a más, un escenario con escalinatas a sendos lados, una pasarela central tras la batería y una enorme pantalla de alta definición en la que se proyectarían videos relacionados con las canciones y, en el momento de interpretar “Escenes”, toda la historia.La primera parte del concierto se centró en su último trabajo “Distance Over Time”, y en algunos temas de la última etapa. En todas las canciones demostraron la buena forma de los 4 instrumentistas, con John Petrucci a la guitarra como líder indiscutible de la banda, Jordan Rudess como segundo al mando, que derrochaba técnica y simpatía, y una base rítmica magistral con Mike Magnini a la batería y la araña imperturbable John Myung en el bajo. Un caso aparte es el del cantante James Labrie. Es evidente que el canadiense no está en su mejor forma y, si bien destaca como frontman, apartado en el que ha mejorado notablemente con el paso del tiempo, su registro tonal ha sufrido gira tras gira y, sobre todo a la hora de atacar las notas altas de las que hace gala en estudio, pasó más de un apuro desde el primer momento.Luego de un descanso de 20 minutos,  volvieron para encarar la parte principal y más deseada del espectáculo. Disfrutarlo en vivo una vez más fue un placer en toda regla.

Comenzando con “Regression” con el sonido del reloj de fondo y todo el mundo tarareándola. Ya se veía venir que aquello iba a adoptar el nivel de las grandes citas. La dupla “Overture 1928” y “Strange Dejá Vu”. El interludio “Through My Words” fue precioso, con el público cantando junto a James, a la que sucedió la alucinante “Fatal Tragedy”, con cambios rítmicos alucinantes. En contraste, la intensidad cercana al gospel de “Through Her Eyes”, haciendo un homenaje a los músicos famosos ya desaparecidos, con LaBrie sentado en una banqueta y Petrucci intercalando su acústica apoyada sobre un pie de guitarra, fue preciosa. Los aires arabescos de “Home”, la maestría instrumental de “The Dance of Eternity”, y todo lo que siguió hasta el final, con el Labrie arengando a la masa, pidiendo que sacáramos nuestros smartphones para iluminar el recinto, terminando con un alto final de película, mientras veíamos en la enorme pantalla trasera el logo de Dream Theater en llamas.






Keane regresa con gloria

Keane "'Cause and Effect Tour"-  Sala Razzmatazz, Barcelona  - 23-enero-2020.

El grupo británico Keane se mostró en buena forma con su pop emotivo y claro, y presentó su quinto álbum, 'Cause and effect'.Desaparecer del radar durante siete años puede pagarse caro, pero Keane se encontró con su gente después de un período de desconcierto, en el que su cantante, Tom Chaplin, se dedicó a superar adicciones peligrosas y a contarlo en un disco solista. Ahora sabemos que detrás de las bonitas canciones pop de Keane hay un fondo más turbio de lo previsible, y la fragilidad emocional envuelve el nuevo disco, que el grupo presentó en la sala Razzmatazz con entradas agotadas.


La banda ofreció una dinámica de melodías esbeltas, el sonido pop con herencia de los 80, sin guitarras y asentado en los teclados manejados por Tim Rice-Oxley. 
Tocaron como una banda sólida, compenetrados y precisos aunque sin concesiones a la improvisación: las canciones sonaron tal cual están grabadas en los discos, sin una nota añadida, movida o cambiada.
Desde su última visita, la diferencia fue que Chaplin parecía otro, adelgazado y sin melena, pero con su voz cristalina en un estado de forma inmejorable y sonó realmente perfecta.
Fueron 25 canciones en dos horas, en que el primer álbum representó su cofre del tesoro con hitos como los temas ‘Everybody’s changing’, ‘Somewhere only we know’, “Is it any wonder” y, por supuesto, el cierre con la preciosa “Bedshaped”.

                                                                                          



                 

09 noviembre 2020

Una Discografía Mágica

 






El Coloso Roger Waters, nosotros y ellos


Roger Waters. "Us + Them" - Palau Sant Jordi, 13 de abril de 2018

Roger Waters es capaz de envolvernos con la mística de aquellas obras que dejaron huella en el rock de los 70 y que conservan su magia décadas después. Así fue el concierto espectacular y emotivo que ofreció en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Durante dos horas y media repasó algunas canciones de su último disco y grandes clásicos de Pink Floyd. 
El espíritu de Pink Floyd persiste mediante un imaginario increíble expresado con todo lo que los medios actuales permiten lograr. Roger Waters mantiene sus capacidades en un estado impecable, y los músicos que lo acompañan son espectaculares.
Ellos son Dave Kilminster, Jon Carin y Jonathan Wilson entre otros.


En esta gira el espectacular despliegue audiovisual se centra sobre todo en una antología de los álbumes más aclamados de la legendaria banda británica: The dark side of the moon, Wish you were here, The wall y Animals. Es decir, una batería de composiciones tan impresionantes como arraigadas en la memoria colectiva.

La música, en esta ocasión permite mucho más juego y más flexibilidad en el discurso extramusical: abundó en apuntes antimperialistas y alusiones a la política internacional, con un Waters convertido en líder y activista sobre el escenario.
Las cuatro chimeneas de la central de Battersea, de Londres, que en 1977 ilustró la portada de 'Animals' se alzaron sobre una fila de pantallas que dividía la pista del Sant Jordi, y ‘Dogs’ y ‘Pigs’ alcanzaban la excelencia en cuanto a lo que podría querer Waters: puesta en escena memorable, comentario político mordedor, y un sonido espectacular. 
En el momento del tema  'Pigs (Three different ones)', aparece el famoso y hermoso cerdito volador, mientras Waters se servía una copa de cava a la salud de los seres despreciables de la humanidad. Entre ellos, Trump, que apareció en pantalla en formas burlescas, con su cara en un cuerpo de cerdo. Y más cerdos: otro, de mayor tamaño, con la leyenda Peggy bank of war. Cerrando ese bloque, un mensaje concluyente escrito en castellano: "Trump, eres un gilipollas".

El material de 'The dark side of the moon', el disco más citado de la noche, conserva el enigma y se desplegó con rigurosa precisión por la banda. En el tramo final 'Brian damage' y un 'Eclipse' envuelto en un gigante prisma de luz, completaron el viaje, dejándonos confortablemente hipnotizados y también un poco melancólicos.
Es legítimo y celebrable que un artista como Waters actualice el legado de su obra y le haga recobrar un sentido que ahora es muy necesario. Los conciertos en grandes estadios no suelen impresionar en calidad de sonido, pero ciertamente en esta ocasión fue soberbia. El principal ideólogo de Pink Floyd ha demostrado, en el que puede que sea su último gran tour, un sentido del espectáculo y voluntad de hacer valer el mensaje de los grandes himnos de la banda.









Steven Wilson hasta el hueso


Steven Wilson - Auditórium Fórum, Barcelona - 03-feb-2018

El pasado 3 de febrero Rock Show tuvo el privilegio de asistir a uno de los conciertos del año: la presentación de "To The Bone" en el auditorio Fórum de Barcelona, a cargo del maestro Steven Wilson, en el comienzo de su nueva gira mundial que lo traerá a Buenos Aires a mediados de este año.
"To The Bone", su adictivo nuevo disco, tiene una búsqueda musical que apunta más a la grandilocuencia del pop inteligente y sofisticado de los ochenta, con claras influencias de unos Pink Floyd ligeros para el tema central, la estela de Mike & The Mechanics en "Nowhere now" o el referente inevitable de Peter Gabriel y Kate Bush en la emotiva "Pariah", con la israelita Ninet Tayeb, todo un hallazgo, cuya voz dejó a todos sorprendidos.


El concierto fue pomposo, arrollador, orgulloso, imponente. Duró casi tres horas para exprimirnos los sentidos, la adrenalina, y el cerebro. Porque su protagonista lo prefiere todo tan excelente como se pueda.
La aportación vocal de la israelí Ninet Tayeb (“un producto de concurso televisivo reconvertida en maravillosa cantautora”), en el tema "Pariah", recuerda al "Don’t give up" de Peter Gabriel y Kate Bush...
El envoltorio del escenario es sencillamente abrumador, con un velo transparente en donde se proyectaban imágenes y los vieos e algunnos e los temas, y con algunas voces sonorizadas a la espalda del público.
Wilson nos prefiere sentados, entre otras cosas, porque se toma el espectáculo como un compromiso muy serio. Porque el repertorio era muy elaborado hasta que osó invocar los espíritus de ABBA y la ELO (falsete incluido) en Permanating, "mi primer tema exitoso de pop", mientras que "Same asylum as before" no desentonaría con Tears for Fears, una de las composiciones más redondas de “To The Bone”.


Steven Wilson paró en 2010 a Porcupine Tree, la banda de culto de la que era el factótum, catalogada como los Pink Floyd de los noventa. Sin embargo en cada tour incorpora material de aquellos gloriosos años, lo cual el público agradece, ya que son muchos los que nunca pudieron ver en vivo a Porcupine Tree, y se convierten en los momentos más celebrados del concierto.
A pesar de la policromía de estilos de Porcupine Tree, Wilson siente que lo han encasillado en un estilo y dice al respecto:  “ES algo que ahora me irrita, porque creo que me he ganado el derecho a que se me considere un artista con mundo propio”. 
Steven Wilson volvió a demostrar que es uno de los gurúes, y uno de los grandes maestros en el mundo del rock progresivo, y podemos decir que es una de las mentes creativas más importantes en los últimos años, y el concierto de la semana pasada en Barcelona es solo un ejemplo más para confirmarlo. 










King Crimson ese monstruo de siete cabezas


King Crimson - Teatro Coliseum, Barcelona - 12 y 13-julio-2019.

Este año tuvimos la suerte de poder verlos otra vez en Barcelona por duplicado como parte de este nuevo tour. Inmensos y colosales, junto a Genesis, Yes y Pink Floyd son el olimpo de los dioses creadores de una música que está más allá del bien y del mal, y que experimenta por caminos que abren fronteras de la percepción, la emoción y la calidad. 
Ese monstruo de 7 patas capitaneado por Robert Fripp estuvo en el Teatre Coliseum de Barcelona celebrando sus 50 años, y  exploraron su inabarcable catálogo. 
King Crimson, o cómo asistir a la creación en vivo de formas, abismos, paraísos, laberintos, dinámicas, paisajes, universos, seres vivos, y estructuras arquitectónicas. La maestría y elegancia de una banda única y atemporal que siempre me recuerda el motivo por el cual seguimos amando a esta música.















Toto 40 Trips Around The Sun


Toto "Guitar BCN "- Auditori Forum, Barcelona - 10-julio-2019.

Toto es una de las bandas más grandes de la historia, ya sea por su espectacular discografía, sus hits mundiales y por el virtuosismo individual de los músicos que han integrado total o parcialmente su formación, ejerciendo una gran influencia en la música contemporánea. Se estima que han participado en más de 5000 discos de artistas de todo el mundo. Aunque para otros, Toto es el paradigma del sonido AOR californiano: el rock orientado a un público adulto que tanto propició la radio americana. 

El concierto:
La legendaria banda californiana totalmente renovada, visitó Barcelona para conmemorar su "40 Trips Around The Sun". Con Steve Lukather, como líder indiscutido, acompañado del genial Joseph Williams (hijo del director de orquesta John Williams) en primera voz, Steve Porcaro en teclados, y cuatro músicos increíbles: Shannon Forrest en batería, Warren Ham en saxo y vientos, Shem Von Schroeck en bajo y el talentoso Dominique Taplin en teclados, que reemplaza A David Paich, convaleciente de diabetes. La banda es una aplanadora musical total. 
Toto nos brindó un concierto con su típico sonido que lo caracteriza en vivo: con una fuerza descomunal y completamente limpio.  Esta vez no pusieron en marcha la fábrica de hits, sino que el set list pasó por temas no tan famosos pero que son auténticas joyas de todo el repertorio de la banda. Incluyendo un set semi acústico en donde se destacaban las voces extraordinarias de los 5 miembros que cantan acompañando al privilegiado Joseph Williams. Claro que también hubo momentos para los grandes clásicos de siempre que todo el público acompañó con palmas y cantando.
La versatilidad de los músicos de Toto les permite tocar todos los estilos musicales con una naturalidad increíble, y se pasean desde pop al jazz, o del heavy hasta el blues o funk con una maestría absoluta. No olvidemos la frase que Eddie Van Halen alguna vez pronunció: "Toto es una banda conformada por los mejores músicos de sesión del mundo". 
























Cheeto´s Magazine cada día más Amazingous


Cheeto´s Magazine, "Amazingous Tour" - Sala La Nau, Barcelona - 25-mayo-2019

Después de tres años hemos tenido el pivilegio de pode volver a ve a esta banda que algunos catalogan de delirante e inclasificable: los barceloneses Cheeto´s Magazine. Se presentaban en la Sala La Nau de Barcelona, en la gira de su flamante disco "Amazingous", el sucesor del inceíble "Bowling Fowls", su primer trabajo.
En "Amazingous", la banda redobla la apuesta por una música sin complejos, innovadora e ingeniosa, en donde combinan el rock progresivo con mucha frescura y un gran sentido del humor, como una mezcla perfecta entre lo divertido y lo seriamente progresivo.
Creo que los Cheeto´s Magazine son conscientes de las armas con las que cuentan para abordar la complejidad ecléctica e inusual de sus canciones, y a medida que avanza el concierto nos sorprenden cual mago que va sacando conejos de su galera cada vez más grandes. 
Durante todo el show que los Cheeto´s Magazine nos ofrecían todo el público disfrutaba de un viaje musical alucinante. La música tan colorida como la portada del álbum, nos conducía a través de ritmos pegadizos y calientes, mezclado con jazz, fusión, metal, electrónica, djent, todo metido en una coctelera junto a las voces, con un estilo operístico - humorístico, aunque a veces un poco exagerado. 
Para el cierre dejaron las dos épicas obras maestras de media hora cada una, con todos los ingredientes en su mejor expresión. Tanta abundancia creativa no puede dar otra cosa que una excelente demostración grupal, y el punto más alto de la noche de una fiesta progresiva.
Los Fabulosos Cheeto´s Magazine sorprenden, divierten, cautivan y emocionan. Actualmente son vanguardistas en su tiempo, tal vez sean clásicos en el futuro...









08 noviembre 2020

Neal Morse es una Gran Aventura

Neal Morse Band - Salamandra I, Barcelona - 13-abril-2019.

Neal Morse, es uno de los referentes del rock progresivo actual, y en su banda cuenta con nada más y nada menos que Mike Portnoy, su amigo con el que lleva muchos años tocando y uno de los mejores bateristas de la escena metalera.  
Si unimos la capacidad que tiene de por sí Mike Portnoy para atraer gente, con el carisma de Neal Morse, el éxito de sus shows está asegurado, y eso fue lo que sucedió en su visita a Barcelona este fin de semana. 
The Neal Morse Band vino para presentar su último lanzamiento, ‘The Great Adventure’ en su totalidad, llenando la sala La Salamandra, y paseando al público desde el comienzo por una montaña rusa progresiva, y una mezcla milagrosa y perfecta entre fuerza y destreza instrumental. 

‘The Great Adventure’ es una obra conceptual donde se va desarrollando una historia, que es la continuación del disco anterior, con temas muy diversos, y que por momentos va repitiendo melodías recurrentes, como leit motiv, donde todos los músicos son protagonistas, interviniendo a partes iguales en los instrumentos y en las voces. Lo sorprendente es la excelencia creativa para lograr temas distintos, siendo fiel a la naturaleza de lo que se relata en esta historia.
Y en el concierto hubo todo lo que los fanáticos esperarían de esta banda: elementos de rock, metal, clásico y jazz por todas partes, así como melodías brillantes, todas interpretadas sin fallas por algunos de los mejores músicos de rock del planeta.
En ‘The Great Adventure’  predomina ese toque algo comercial, casi AOR, que tanto le gusta a Neal, quien vuelve a encontrar en el guitarrista y cantante Eric Gillette al socio perfecto. Gillette realiza un trabajo vocal inconmensurable (te deja la cara lisita lisita...)  Pero esta sociedad es de cinco, y es cuando se juntan todos donde encontramos el placer absoluto:  Rock progresivo con mayúsculas, trepidante en arreglos y cambios, pasajes instrumentales muy elaborados y juegos de 4 voces bestiales entre Morse, Mike Portnoy, Bill Buahuer y Eric Gillette.
Durante el show hubo guiños a composiciones de discos anteriores, y un final de corte épico que fue creciendo en intensidad, al que se le iban incorporando capas de teclados y coros, con solos de guitarra intercalados para terminar el show en lo más alto, y dejando en el público una sonrisa de satisfacción, y lo más importante, con ganas de volver a escucharlos.
            
                                                    Fernando Gonzalez